Slider

Detestable error - Ana Coello

domingo, 22 de mayo de 2016



Sin percatarse, se enamoraron en aquellas cinco semanas inolvidables que pasaron juntos. Se dejaron llevar gozando de lo que sentían, olvidándose de la soledad, de su vacío presente.
Glía; dulce, fuerte, inteligente. Antonio; poderoso, implacable, hábil. Ambos sintieron que podían dejar lo que eran del lado y ser ellos sin importar nada. Sin embargo, un detestable error ensuciará de forma atroz lo más bello que han encontrado; el uno al otro.
¿Cómo creerle si todo la acusaba? ¿Cómo enfrentar su burla y dolorosa traición? ¿Cómo olvidarla si se clavó en su interior?
Una historia de amor, dolor y sobretodo pasión.




Reseña:

En cuanto me enteré de que Ana Coello publicaría otro libro en España no pude evitar pensar ¡lo quiero!, incluso sin haber leído la sinopsis. Conocí su estilo gracias a su publicación 'Muy profundo' que dejó el listón muy alto.

Quería cerciorarme leyendo otra de sus historias para hacerme una idea de su escritura, Muy profundo me cautivó sobre todo por la forma que tiene la autora de transmitir sensaciones a través de las palabras, con Detestable error confirmo mi teoría y ha vuelto a conseguirlo: una espiral de emociones que llegan a emocionar al lector.

Si bien es cierto que en Muy profundo hay una parte de la novela donde los personajes son adultos, Detestable error es romántica adulta desde el principio, un cambio de registro muy interesante, aunque me atrevo a hacer algunos matices.

Creo que hubiese quedado más completa la historia si viviéramos el "presente" con los personajes, sus inicios más dulces hasta sus peores momentos. La novela habría sido mucho más larga, pero creo que se lo merecía. Al principio me costó engancharme porque estaba un poco perdida con tantos pensamientos de los protagonistas. Creo que los primeros capítulos son áridos por la falta de diálogos, un "viaje" insitu hubiese quedado mejor.

Retomando lo anterior, desde el principio hasta buena parte del final, la relación entre los protagonistas está maltrecha por un malentendido, Antonio le hace un daño atroz a la dulce Glía y cada vez el bucle es más enorme y difícil de desenmarañar. Si hubiésemos conocido esos días idílicos entre ellos, sus primeras citas e intercambios de palabras, creo que habría dado más ritmo e incluso más profundidad a la historia y sin duda hubiese sido una historia de diez.

Por último, dejo otra recomendación en el aire. Sería interesante que la historia de la hermana de Glía tuviera más protagonismo, tenía una buena base y al final quedó en un tercer plano, un poco en el aire.

Antonio es un hombre atormentado que encontró consuelo en el lugar menos esperado, un café volador y una camarera de ojos esmeraldas y cabello como el fuego le devuelven la vida, hasta que se la arrebata sin contemplaciones, o al menos eso cree. A partir de ahí, la faceta dulce y conmovedora que nos explica Glía, se convierte en algo cruel y dañino, quitándole ese brillo risueño en la mirada de la joven.

Glía por el contrario es una mujer decidida, fuerte y humilde. Cautiva a todos con una simple mirada, es la viva imagen de la dulzura, aunque Antonio no se va a dejar engañar por sus "artimañas" o eso intenta.

Es triste ver cómo dos personas que se tienen tanto cariño acaban haciéndose tanto daño por no escucharse, sobre todo por parte de él. El buen corazón de Glía se refleja hasta el final, algo que para nada me sorprendió cuando lo leí.

He devorado este libro en una tarde, espero con muchas ganas otro libro de esta autora quien consigue llegar al corazón de sus lectores. ¡Qué historias más duras y bonitas escribe! La verdad es que todos sus protagonistas sufren bastante hasta llegar al ansiado final de "vivieron felices y comieron perdices".


Cuando colgué la foto en mi Facebook con el libro me preguntaron si esta novela estaba en castellano, la autora es mexicana y la editorial no la "adaptó" al castellano, cosa que me parecería absurda. Apenas existen diferencias entre un idioma y otro. Además, me hace gracia que me pregunten esto cuando dentro de España hay multitud de expresiones que difieren de una comunidad a otra, viva la riqueza de lenguas. Dicho esto, Glía es mexicana y Antonio brasileño, con lo cual quedaría raro que Glía hablara castellano ¿No creéis? Aclarado esto...

¡Lectura recomendada! Sobre todo para el verano que ya está a la vuelta de la esquina.

MUY BUENO



Tenéis un sorteo activo en mi Facebook de esta novela en papel:



Image and video hosting by TinyPic
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan