miércoles, 4 de marzo de 2015

DESCRIBIENDO HISTORIAS: JULIETTE SARTRE - DESHOJANDO MARGARITAS

Seudónimo autor: Juliette Sartre.
Título: Deshojando margaritas.
Género: Romántica erótica.
Saga: NO

Sinopsis: Gina es una escritora frustrada. Desanimada por su mísera existencia, sus ansias de alcanzar un nivel superior y la inminente noticia de su despido, la llevan a aceptar un nuevo empleo donde conoce a James Jackson, un maduro multimillonario, atractivo y sexy. Las circunstancias llevarán a Gina a tener que elegir entre un amor platónico, un amor sexual o un amor romántico.

Diana inicia su primer año universitario. En el campus conoce a Lola; llegando a entablar una profunda amistad que la marcará para toda la vida. Los caminos de Gina y Diana acabarán por cruzarse, originando una serie de acontecimientos que culminarán con el desenlace de sus propias historias.

Resumen más extenso que la sinopsis: “Deshojando margaritas” se divide en tres partes: 1) donde Gina, una escritora frustrada, tendrá que elegir entre un amor platónico, un amor pasional y un amor romántico. 2) donde Diana, una joven universitaria, entablará una amistad especial con su compañera de habitación; y 3) donde los caminos de Gina y Diana se cruzan originando una serie de acontecimientos que culminarán con el desenlace de sus propias historias.

Gina es una escritora frustrada, vive en un minúsculo apartamento y sobrevive con lo que gana trabajando en un callcenter y escribiendo artículos para blogs. Desanimada por su mísera existencia, sus ansias de alcanzar un nivel superior y la inminente noticia de su despido, la llevan a aceptar un nuevo empleo donde conoce a James Jackson, un maduro multimillonario, atractivo y sexy. Las circunstancias llevarán a Gina a tener que elegir entre un amor platónico (Luka, su amigo gay); un amor sexual (James, un atractivo millonario) o un amor romántico (Víctor, un impulsivo ejecutivo).

Lola es una adolescente de una familia adinerada y autoritaria. Su padre marca las pautas de su vida sin permitir que ella opine. Por el contrario, Diana pertenece a una familia humilde en la que el consenso caracteriza las relaciones entre sus miembros. A pesar de ser tan diferentes, el hecho de ser compañeras de habitación en el campus durante su primer año universitario, las llevará a entablar una profunda amistad que las marcará para toda la vida.

Una historia que refleja las inquietudes sexuales, el ansia de libertad y las dificultades propias de la adolescencia. Juliette Sartre nos muestra la visión del mundo de dos adolescentes: la primera vez, el descubrimiento de la sexualidad, las ganas de crecer y vivir en este estado intermedio entre niñez y adultez... Una historia lésbica para reflexionar sobre la tolerancia y el respeto.

Diana tras los últimos acontecimientos vividos, ha decidido hacer cambios en su vida. Su padre le ha concertado una entrevista de trabajo y Diana acude a la cita donde conocerá a Gina. Diana descubrirá que el amor puede tomar muchas formas y no dejar de ser amor; que su sexualidad es un asunto privado y personal, y que la vida es una entramado en la que todos estamos conectados.

Por su parte, Gina finalmente tendrá que afrontar la realidad y tomar una decisión. Hasta el momento siempre se ha dejado llevar por las circunstancias y la vida ha tomado las decisiones por ella; deberá madurar y asumir que no se puede tener todo en la vida. ¿A quién elegirá? ¿Será a James, Luka o Víctor?



Presentación de los personajes:

Gina- Escritora frustrada que tras perder su empleo, inicia una nueva aventura laboral  donde conocerá a un multimillonario. Las circunstancias la llevan a debatirse entre tres amores. Aparenta ser liberal y algo superficial, pero solo es una máscara que oculta sus verdaderos sentimientos: el deseo de encontrar el amor de su vida.

James- Maduro multimillonario y sexy. Es un viejo amigo de Marcela, a la que recurre para que organice una fiesta. Allí conoce a Gina de la que queda prendado y no deja escapar oportunidad para agasajarla.

Luka- El  amigo gay. Conoció a Gina en un bar cuando era nuevo en la ciudad. Una  broma se le acaba complicando hasta el punto de ver como el amor de su vida se le escapa.

Víctor- Hijo de James. Se presenta en casa de Gina para ahuyentarla, ya que piensa que es una cazafortunas, lo que  no  imagina es el carácter  que  se gasta la escritora.

Diana- Universitaria perteneciente a una familia de clase  media. Ha conseguido una beca para estudiar  en  una  prestigiosa Universidad por lo que tendrá que luchar duro  para  no ser expulsada; no cuenta con las distracciones de Lola.

Lola- Universitaria perteneciente a una familia de clase alta. De padres autoritarios y  conservadores, Lola se ve obligada a estudiar una carrera que no le gusta. Rebelde y malcriada, encontrará en Diana un fuerte apoyo emocional.

Personajes secundarios:

Marcela- Organizadora de eventos para excéntricos multimillonarios. Esconde un secreto  sobre James  que cambiará la concepción que Gina tiene de  él.

Nicole- Es  la  prima de Lola. Tan malcriada y juerguista como ella. Ayudará a Diana  a  vengarse de Eric.

Eric- Un engreído y mujeriego universitario que conoce a Lola por intermediación de Nicole. Se convertirá en  la  peor pesadilla de la joven.

Pitt- Compañero en el campus de Lola y Diana.  Está locamente enamorado de Diana, pero lo mantiene en secreto. Fiel amigo y gran apoyo para ella. Cree que Lola es una  mala influencia para Diana.

Fragmento:

—Hola, tú debes ser Diana—. Lola soltó la ropa sobre la cama y le dio la bienvenida con un afectuoso abrazo que cogió por sorpresa a Diana—. Mi nombre es Lola y seré tu compañera. ¿Solo traes eso? —dijo señalando su equipaje. Diana asintió—. Perfecto. Puedes usar la cómoda y yo el armario. Es que me fue imposible decidir que dejar y que traer, así que me lo traje casi todo. Algo absurdo porque estoy a un par de horas de casa. Mi padre pensó que instalarme en el campus me haría madurar—. Lola hablaba casi sin tomar aliento respondiendo a preguntas que nadie le hacía.

—Cree que soy una irresponsable porque me gusta salir a divertirme. ¿Y a quién no? Aunque está claro que no puedo desaprovechar esta oportunidad. Esta universidad es carísima. La gente pelea con uñas y dientes por entrar. Al parecer tienen un programa de alto nivel y te garantizan un puesto en una importantísima empresa una vez terminada la carrera. Yo voy a estudiar Económicas. Mi padre se empeñó. A mí me hubiese gustado estudiar Arte pero como él es el que paga, tuve que hacer lo que él quería—. Diana seguía de pie junto a la puerta escuchándola. Lola le llamó la atención —. Pero no te quedes ahí. Yo he elegido esta cama y el armario. Así que tu cama es esa junto a la cómoda. Me da igual la mesa que elijas—. Diana dejó su maleta sobre la cama y comenzó a guardar sus cosas mientras Lola seguía con su monólogo.

—¿Y a ti qué te han obligado estudiar?

—Mis padres no se entrometieron. Voy a estudiar medicina con una beca. Así que tengo que esforzarme para que no me larguen de aquí—. Lola la miraba sorprendida de que nadie le hubiese dicho que hacer con su vida.

—¿Tus padres son hippies?

—No, son de lo más normal. Mi madre es enfermera y mi padre maestro.

—Se me hace muy raro que nadie te diga que tienes qué hacer y de todas las carreras, elijas medicina. Por cierto, mi padre es un alto ejecutivo y mi madre se dedica a escribir libros de cocina —. Lola estaba acostumbrada a vivir rodeada de esnobs y le era casi imposible no alardear de lo más mínimo.

Diana le sonreía y asentía sin entender mucho el sentido de toda aquella conversación. Lola parecía tener miedo al silencio y sufrir de una inexplicable incontinencia verbal que le impedía callarse.

—¿Tienes hermanos? Yo tengo dos. Un hermano mayor abogado y una pequeña que estudiará arquitectura.

—Yo tengo tres hermanos más pequeños.

—¿Tres? ¡Vaya, menuda familia numerosa! Seguro que las reuniones son una pesadilla.

—No creas... al menos a mí nunca me pareció que fuera algo molesto.

—¿Sabes Di? —Desde entonces para Lola ese sería el apodo cariñoso de Diana —. Me encantas. Creo que vamos a ser muy buenas amigas—. Diana le sonrió y no añadió nada, pero dudaba mucho que eso fuera posible. Conocía a las chicas como Lola. Niñas ricas y malcriadas, frustradas por una vida impuesta y demasiado preocupadas por ellas mismas como para prestar atención a su alrededor. En su corta existencia había tenido que aguantar a demasiadas “Lola” en su vida.

Otras novelas publicadas: Contrato sin preaviso.

Dónde comprarlo: “Casa del Libro


Back to Top