sábado, 6 de abril de 2013

Nada más que problemas - Rachel Gibson.


Nada más que problemas



La exitosa carrera como jugador de hockey y capitán de los Chinooks de Seattle de Mark Bressler llegó a su fin el día que tuvo el accidente que destrozó la mitad de los huesos de su cuerpo. Y desde que salió del hospital, los burócratas del equipo no han hecho más que mandarle asistentes sanitarios a casa; claro que él consigue espantarlos a velocidad de vértigo... Hasta que se topa con una realmente obstinada.

La carrera como actriz de Chelsea Ross se estrelló antes de despegar —jamás pasó de ser la reina del grito en películas de serie B—, así que abandona Hollywood para… acabar convertida en la asistente del más malhumorado jugador de hockey del mundo. Si no necesitara tanto el dinero, saldría de allí pitando.

Chelsea puede tolerar el mal humor de Mark y su actitud prepotente, pero no está preparada para resistirse a la atracción que termina sintiendo por él. Por eso, cuando el famoso chico malo del hockey pone los ojos en ella, sabe que el tiempo de gracia ha terminado. ¿Será capaz de enfrentarse a todos los problemas que surgirán si cede a la pasión que Mark despierta en ella?








Rachel Gibson consiguió que sus dos primeras novelas fueran incluidas en la lista de los diez mejores títulos del año por la asociación Romance Writers of America. También ha ganado otros galardones como el RITA y el National's Readers Choice. Entre sus novelas cabe destacar Simplemente Irresistible y Jane juega y gana. Vive en su ciudad natal, Boise (Idaho) con su marido y sus hijos.

Con Amor verdadero y otros desastres, comienza esta maravillosa saga, cargada de humor, sensualidad y deporte. Gibson busca crear una pareja lo más dispar posible, poniendo toda la carne en el asador y complicando la relación hasta el final.

En este caso tenemos a Mark, el antiguo capitán del mejor equipo de hockey, que ha tenido que retirarse para siempre tras un grave accidente de coche, tomando el mando Ty Savage (protagonista del primer libro), y con él consiguen la copa que ansiaba Mark desde que era pequeño, su desesperación no puede ser mayor. Huraño, decide apartarse de todo lo que algún día fue.

Para más inri, los altos cargos que llevan el equipo están empeñados en enviarle a enfermeras, o cualquier persona que le pueda ayudar, un asistente. El problema es que el que más duró aguantó 30 minutos ¿Logrará Chelsea convivir con el lobo feroz? Sin duda no se lo pondrá nada fácil...

- ¿Entonces por qué va vestida como si estuviera a punto de tomar un barco hacia allí?
Ella miró el vestido.
- Es un Pucci.
él estuvo seguro de que no había dicho pussy, aunque había sonado igual.
- Me volveré ciego si sigo mirándola.


- ¿Es usted...?- él negó con la cabeza como si estuviera pensando la palabra correcta-. ¿Cuál es el término políticamente correcto para <<retrasada>>?


El tono irónico de él,  la paciencia y comentarios mordaces de ella, dan a la novela un toque chispeante y adictivo, apenas me duró un día.

Dos adultos que luchan por sobrevivir, sin ayuda de nadie, aunque se darán cuenta, tarde o temprano, que uniendo fuerzas podrán conseguir lo que más ansían: Felicidad.

Os recomiendo esta saga, porque es mucho más que un tío macizo que juega al hockey, y una mujer intrépida y divertida.





















Photobucket

3 comentarios:

  1. Vaya, no había leído ninguna reseña de esta novela, tomo nota, a ver si puedo conseguirlo, gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta, nada mas que por la portada creo que se la regalare a mi chica, el señor Grey ya lo termino :=)
    Muchas gracias por recomendarla, lo tendre en cuenta :D

    Saludos desde felicidadenlavida;
    Un saludo;
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  3. tengo que hacerme con estos libros, que me encantan la romántica deportiva y todavía no le he dado una oportunidad a ésta autora.

    besos guapa <:}

    ResponderEliminar