domingo, 29 de abril de 2012

Cinder - Melissa Meyer.


Cuando Cinder conoce a Kai, el príncipe de Nueva Pekín, el mundo está patas arriba. Una plaga mortal está causando estragos entre la población del reino, y los científicos trabajan contrarreloj para encontrar una posible vacuna. Tras la infección de Peony, la hermanastra y única amiga de Cinder, esta se ve obligada a trasladarse al hospital para participar como voluntaria en las pruebas médicas que está llevando a cabo el misterioso doctor Erland, unas pruebas a las que ningún otro participante ha sobrevivido. 
Pero, para sorpresa de todos, Cinder saldrá con vida.
Y no solo eso: en el hospital se descubrirá un secreto de su pasado que podría cambiar el futuro del mundo.


Había empezado el libro con grandes espectativas, sobre todo para que me quitara ese viejo, aunque persistente pensamiento, de que los robots son aburridos. Pero lamentablemente no lo ha conseguido.

Pensé: ¿Qué mejor manera de exorcizar estos demonios que con uno de mis cuentos favoritos? Creo que no ha sido suficiente, o mi aversión hacia estas máquinas es muy grande o la gran pantalla y las novelas que he leído no son convincentes. Prefiero aferrarme a esto último.

Del conocido cuento de Cenicienta tiene más bien poco, el cuadro típico: madrastra, hijas repelentes de ésta, baile, príncipe y la pobre Cenicienta que pasa a llamarse Cinder. No encontraréis más que esto. Me quedo con Cenicienta sin dudarlo.

El principio es muy lento, y no porque sea la primera novela de una saga, no si no porque con tantas máquinas y nombres y características el lector no se entera de una. O quizás sea yo que soy un poco lenta de "procesamiento".

En la página 100 o inclusa más no sabía ni quién era cada personaje, ni tan siquiera qué era la protagonista ni qué diferencia había entre un robot o si había humanos, no me quedó claro. En el final, bendita sea la villana que hizo un resumen, me enteré; pero estuve durante 300 páginas más perdida que en un desierto.

Lo único bueno para mí, la portada y el final, una pena que solo me consiguiera enganchar en los dos últimos capítulos. No sé si seguirla o dejarla de lado, espero que profundice y centre mejor a los personajes; ya que me sentí como si estuviera dando tumbos. Encima es realmente difícil simpatizar con los personajes.

Valoración: Regular.

sábado, 14 de abril de 2012

La isla de Bowen - César Mallorquí.




 1920. Todo comenzó con el asesinato del marinero inglés Jeremiah Perkins en Havoysund, un pequeño puerto noruego situado en el Ártico, y con el misterioso paquete que, antes de morir, Perkins envió a Lady Elisabeth Faraday. O quizá la historia empezara antes, cuando se descubrieron unas extrañas reliquias en el interior de una viejísima cripta medieval, pues fue precisamente una de esas reliquias imposibles la causa de que el malhumorado profesor Ulises Zarco, director de la sociedad geográfica SIGMA, se embarcara en una aventura inimaginable a bordo del Saint Michel. Tanto Zarco como su ayudante, Adrián Cairo, han recorrido el mundo enfrentándose a toda clase de peligros, igual que el capitán Verne y su tripulación, o el joven fotógrafo Samuel Durango, e incluso las dos damas inglesas que les han solicitado ayuda; pero ninguno de ellos estaba preparado para afrontar el temible misterio que envuelve a la isla de Bowen, más allá del Círculo Polar Ártico. Porque, como decía Sherlock Holmes: «Cuando se ha eliminado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad».

Escritor, publicista y periodista, César Mallorquí es un reconocido autor dedicado a la literatura infantil y juvenil.

Actualmente se dedica por completo a la literatura juvenil y a la novela negra. En su producción habría que destacar títulos como Las lágrimas de Shiva, La puerta de Agartha o El círculo de Jericó.

Mallorquí ha ganado numerosos premios, tanto en cuento corto como en novela. Entre ellos podríamos nombrar el Alberto Magno, el Domingo Santos, el UPC, el Ignotus -estos dentro del relato de ciencia ficción- y en literatura juvenil el Premio EDEBÉ o el Gran Angular.

La isla de Bowen es una novela cargada de misterio y acción, desde la primera página el lector quedará embrujado por la intriga que va saliendo de cada una de sus letras.

Está dividido en partes, en libros, que me parecieron más bien capítulos porque siguen el hilo de la  historia sin ningún tipo de salto en el tiempo o nueva situación. Pero bueno hace que tengas incertidumbre para saber qué pasará luego.

Un diario, un toque de amor, reliquias antiquísimas y un asesinato ¿No os llama un montón la atención? Pues nada más que abráis el libro estaréis prendados de la historia, embarcaréis en el barco Britannia y os convertiréis en auténticos investigadores. Unid todas las pistas y haced vuestras pesquisas, aunque seguro que el autor os dará más de un giro.

Aquí os dejo un fragmento para ir abriendo boca:

"Cuando el práctico del puerto fue interrogado por la policía acerca del asesinato del marinero inglés Jremiah Perkins, tripulante del vapor Britannia..."

Valoración: Muy bueno.


Agradecimientos a la editorial Edebé.