jueves, 15 de diciembre de 2011

La traición del vampiro - Raven Hart.


Jack arriesga su vida abriendo un portal al Inframundo para rescatar a Connie. Y, mientras tanto, en la tierra de los muertos, presencia una impresionante ceremonia celebrada por una panda de ángeles leales a Dios que juran hacer de Connie una auténtica caza vampiros. Valiéndose del poder de su amor, Jack se las arreglará para traer de vuelta a Connie, incluso aunque suponga una amenaza para los suyos.

Connie no recuerda haber sido nombrada una caza vampiros, y su nombramiento no será completado hasta que no se materialice una misteriosa espada. William le ha ordenado a Jack matar a Connie por su propio bien antes de que descubra su nueva y letal misión. Después de todo, si ella muere antes de que sea "activada" se pasará la eternidad en el paraíso con su bebé. Pero si vive y se convierte en una cazadora, será inmortal, y estará condenada a, siendo medio humana, medio vampiro, ser una asesina toda la eternidad. Pero, ¿cómo podrá Jack matar a la mujer a la que ama?

Mientras tanto, los Antiguos Señores y su sed de sangre siguen trabajando para que el Mal venza sobre el Bien y planean liberar a todos los malvados vampiros muertos y condenados en el Infierno para soltarlos sobre los ciudadanos de Savannah. William, debilitado por un poder que no entiende, deberá combatir contra el consejo vampírico antes de que liberen a sus sedientos sirvientes. ¿Podrá sobrevivir a los ataques de los Antiguos Señores y el Consejo Vampírico o sucumbirá en el intento?



El nombre real de esta autora, licenciada en Periodismo, es Susan Goggins. Ha sido reportera y escritora por encargo la mayor parte de su carrera, pero esto no satisfacía sus impulsos creativos, así que una vez decidida, se convirtió en novelista a tiempo parcial. Y de esta forma comenzó su andadura como escritora de romances.
Junto a la autora Virginia Ellis, que falleció repentinamente en enero de 2006, creó una serie de vampiros protagonizada por el vampiro aristócrata William Cuyler Thorne y por Jack McShane, un sexi chupasangre de ojos azules que no sabía dónde se metía cuando dijo sí a la vida eterna.

Al principio me costó seguir el hilo de la historia, es normal cuando empiezas a leer una saga por el cuarto libro, pero más o menos la autora va encauzando la historia nombrando y explicando hechos de las anteriores novelas. Esto se agradece, no solo para los que no leyeron los libros anteriores, sino que para los olvidadizos estas matizaciones vienen muy bien.

La situación cuando empieza el libro es la siguiente: Jack, un vampiro hermoso que atrae a los muertos y otros seres por su belleza, desciende al mismísimo infierno para buscar a su amada, Connie. Ésta había ido a tal siniestro lugar a buscar a su ex marido, que está  pagando por sus pecados cometidos, para disfrutar de su sufrimiento.

William intenta salvar a su compañero y vástago, Jack, para sacarlo del Infierno ya que es muy difícil volver. Él lo había conseguido en una ocasión cuando quiso salvar a su pareja, se vuelve a repetir la situación con Jack y también sucede un final parecido (William tuvo que matar a su pareja).  Connie no vuelve  porque ahora tiene una misión y es ser cazavampiros.

Por lo que Jack vuelve solo y desolado, y se ve obligado a despedirse de su amor. Aunque no se rendirá fácilmente.

La historia da muchas vueltas y giros inesperados, haciendo que sea realmente entretenida. Pero no me consiguió enganchar del todo, debido a que está demasiado enredada. He tenido que parar en varias ocasiones para organizarme, porque con tantos personajes y enemigos al final cuesta entender de qué bando está cada uno.
Por lo demás, una trama muy original y misteriosa. Un mezcla de magia vudú, vampiros, hombres lobo... un maxmix de paranormal.

Es interesante la mezcla de historias que hace la autora, cada tres o cuatro páginas estás con Jack y luego con William y viceversa. Conociendo así más a los portagonistas, cómo rehace la vida uno y cómo lucha el otro.

Si queréis leer una novela entretenida y original, esta sería un buen ejemplo.

Creo que es una saga buena, aunque desde mi punto de vista demasiado alargada, por lo que aprecié en este cuarto libro.

Valoración: Buena.
Back to Top